La domótica en Esment ha supuesto un antes y un después a nivel tecnológico en nuestros espacios. Gracias a esta tecnología disponemos de flexibilidad para la configuración de espacios, mejoramos la iluminación de los mismos, disponemos de una gestión eficiente de los recursos y nos permite obtener datos que antes no teníamos y que nos ayudan a tomar decisiones.

Pero se planteó un nuevo reto: acercar la domótica a la persona. Hacerlo sencillo. Simplificar su uso para que todos puedan utilizar estas nuevas infraestructuras y mejorar su autonomía. Por este motivo se inició un proceso en el que han intervenido profesionales especialistas en comunicación adaptada, informática y recursos físicos para encontrar la mejor solución a este reto.

Estamos en la fase de probar las primeras propuestas que simplifican el uso de estos interruptores inteligentes. La idea es identificar mediante iconos sencillos y muy claros cada una de las funciones. Simplificar esas funciones en un solo botón. Por ejemplo, el icono de la bombilla nos sirve para apagar si está encendida y encender si está apagada. Esto lo detecta el sistema en función de su estado anterior y facilita la comprensión del sistema domótico para la persona. Con otro icono podríamos graduar la intensidad pasando por 2 o 3 niveles. Así evitamos incrementar el número de botones lo que dificultaría el uso del interruptor.

En la siguiente foto se puede ver uno de los diseños de la fase de prototipado: