La integración de sensores con sistemas programables nos abre una nueva vía para dar apoyo a las personas.

Mediante un sensor de presión instalado debajo de la cama se obtienen los datos para detectar si la persona sigue acostada o se ha levantado durante la noche. Esta detección inmediata envía una alerta al profesional de noche mediante mensajeria instantanea permitiendole atender a la persona en un menor tiempo.

Esta rápida respuesta redunda en una mejora de la calidad en la atención. También nos brinda la posibilidad de reducir las caídas que pueden ocurrir por la noche en su propia habitación al infornar de forma directa al profesional de que la persona se encuentra levantada.

Este sistema instalado por el equipo de tecnología para las personas se integra en la red domotica de la residencia gestionada por nuestro departamento de recursos físicos.