Robot NAO buen compañero de viaje

Desde sus inicios, la robótica se ha destinado a la automatización de procesos tediosos o peligrosos. Ya es un hecho el que los robots nos ayudan en las tareas del día a día. Máquinas capaces de limpiar, trabajar en cadenas de producción o incluso operar a distancia guiados por un experto cirujano.

En la última década, los robots se están enfocando a tareas mucho más humanas. El area asistencial ya tiene productos robóticos capaces, mediante una programación especifica, de acercarse a las personas y prestarles su “robotica” ayuda. Pero, ¿puede ayudar un robot a mejorar la calidad de vida de las personas?.

Según unos recientes estudios, la interacción de niños con TEA con los robots, y en general con la tecnología, es muy alta. Mucho más que con las personas. Evidentemente, los humanos somos mucho más aburridos que estas maravillas de la técnica, y ellos lo saben. En el siguiente gráfico podemos observar la diferencia en algunos casos:

 

The outcome data for Child1 

 

En el siguiente gráfico podemos observar en otro estudio como los indicadores de comportamientos bajan con la interacción con un robot:

 

 

En Esment Tecnología junto con Esment Infancia estamos analizando todos estos estudios para estudiar la viabilidad de empezar a trabajar con esta nueva tecnología que tenemos a nuestro alcance para mejorar la interacción y las habilidades.