Todas las recomendaciones de los organismos oficiales, y no oficiales, recomiendan en cuanto a climatización que los entornos estén lo más ventilados posible. Por este motivo, nuestras instalaciones disponen de sistemas de ventilación forzada, es decir, el sistema introduce aire limpio del exterior para renovar al máximo el aire interior. De esta manera conseguimos un aire lo más limpio posible.


Siguiendo esta linea, hemos instalado sensores de CO2 que nos proporcionan información sobre la calidad del aire en multiples espacios de trabajo de nuestra organización. Estos sensores de CO2 junto con los sensores de temperatura y humedad sirven para informar sobre la calidad del aire con un sistema basado en colores muy intuitivo y visible.

Los centros ya disponen de las instrucciones y protocolos necesarios para que sepan lo que hay que hacer según los valores indicados.

Pero no solo la calidad del aire es un factor importante para la prevención de contagios por coronavirus. Evitar que las personas estén juntas en espacios pequeños también es una prioridad. Por este motivo, se han instalado sensores de presencia que informan antes de entrar en los baños si hay o no hay personas dentro. Así conseguimos evitar aglomeraciones y simultaneidad de varias personas en estos espacios.